sábado, 9 de julio de 2016

"Bon Jovi Tiene Dos Restaurantes Solidarios: Soul Kitchen".


 
El reconocido vocalista estadounidense Bon Jovi se ha sumado a la lista de los artistas que han puesto su capacidad de generar visibilidad y llegar a muchas personas al servicio de los que menos tienen. Otros famosos, como Leonardo Di Caprio o Emma Watson, también han hecho lo mismo, pero con el fin de hacer pública la necesidad de poner manos en acción para proteger el ambiente en el que vivimos.

En el caso de Bon Jovi, ha promovido una iniciativa para desarrollar un “restaurante solidario” que ya ha abierto otra sucursal. Se llaman  "Soul Kitchen", no tienen fines de lucro y son gestionados por la Fundación Jon Bon Jovi Soul.
 
Ellos definen estos restaurantes como “comedores comunitarios con dignidad” porque si una persona no tiene dinero para pagar la cuenta, puede ser voluntario como modo de pago, y recibir a cambio de una hora de trabajo, comida para él y cuatro miembros de su familia.

De esta manera, quienes no cuentan con recursos económicos pueden acceder a una comida sana, nutritiva y deliciosa, como es su verdadero derecho.

Hasta el momento, los restaurantes de la firma han servido más de 50 mil comidas, de las cuales más de la mitad han sido pagadas con trabajo voluntario y un 44%, con donaciones, ya que el menú no tiene precio.

El músico pretende con esta iniciativa llamar la atención sobre las problemáticas del hambre y la pobreza; ya que son más de 1.300 millones de personas en todo el mundo las que se encuentran en esta situación, según el Banco Mundial. La cifra es realmente alarmante.

Además, "JBJ Soul Kitchen" dirige el Programa de Empleo y Capacitación del equipo (EET) que conecta un equipo de profesionales con voluntarios para ayudar a elaborar curriculum vitae, desarrollar técnicas de entrevista, y realizar asesoramiento financiero y  jurídico.

"Soul Kitchen" es también un lugar de encuentro, donde quienes necesitan ayuda se encuentran con quienes la pueden ofrecer para que todos puedan sentarse a la mesa.

martes, 5 de julio de 2016

"Holanda se Convierte en el Primer País Sin Animales de la Calle".


Holanda se ha convertido en el primer país sin animales abandonados, esto, sin sacrificar a ningún animal ni recluirlos en perreras. Este acontecimiento merece no solo ser celebrado, sino también analizado para comprender cómo lo hizo y qué hace falta en nuestros países para poder imitar este ejemplo.

¿Cómo lograron hacer esto? A través de cuatro estrictos puntos:
  • Concientización
Holanda trabajó fuertemente para que su población considerada el maltrato animal como un crimen tan grave como el maltrato a las personas. En Holanda y en Inglaterra, los animales de compañía tienen derechos equiparables a los de los humanos: ha habido, incluso, casos en los que recibieron en herencia los bienes de sus dueños.
  • Leyes y multas
Las leyes holandesas son muy estrictas con quienes abandonan perros. Las multas por abandono pueden llegar a los miles de euros y se pueden recibir condenas de hasta 3 años por maltrato a animales de compañía.
  • Campañas de castración masivas, gratuitas y obligatorias
Uno de los principales problemas de Holanda era que sus calles estaban pobladas de perros abandonados. Por eso, era imprescindible lograr que los perros que ya vivían en la calle no se reprodujeran. El gobierno asumió el costo de las castraciones y organizó campañas de castración masivas para esterilizar a los perros de la calle y de los refugios, y para que quienes tienen mascotas puedan esterilizarlas de forma gratuita.
  • Impuestos altos a la compra de animales de raza
Parte del problema de Holanda era que las personas no adoptaban perros callejeros porque éstos no eran de raza, y en cambio compraban animales “puros” en los criaderos. Se establecieron altos impuestos a estas compras para desalentar el negocio y fomentar la adopción.

miércoles, 13 de agosto de 2014

"Emprendedor Africano Construye Molinos Eólicos con Chatarra".


William Kamkwamba era uno más entre los millones de niños pobres que viven en Malawi, uno de los países más necesitados de África. “Antes de descubrir las maravillas de la ciencia yo era un simple granjero en un país de granjeros pobres, pero aquel año nuestra suerte se oscureció”, relata William.
En 2001, una hambruna dramática asoló Malawi y tuvo que dejar la escuela. Sus padres no podían pagar la matrícula (80 dólares) de acceso a la educación secundaria.
“En mi casa comíamos sólo una vez al día, por las noches”, recuerda: ”Miré a mi padre y después a los campos de siembra secos. Era un futuro que no podía aceptar”.
Se enfrentó a la situación entrando en un biblioteca. Tenía catorce años. Allí empezó a leer libros de ciencias, especialmente sobre física. Como no sabía inglés, el africano al principio sólo se fijaba en los gráficos y en las fotografías, tratando de relacionar las palabras con los dibujos. Fue así como se encontró con una imagen que cambiaría su vida: la foto de un molino de viento en un libro titulado Using energy.
“El libro decía que un molino podía generar electricidad y bombear agua, y eso significaba riego, una defensa contra la hambruna que estábamos pasando en aquel tiempo”. Decidió construirlo. Pero como no tenía los materiales necesarios, tuvo que conformarse con la chatarra que encontró en un almacen cercano: el aspa de un ventilador, un amortiguador, los restos de una bicicleta, tubos de PVC…
Gracias a su primer molino, llevó la electricidad a su hogar. Con doce vatios de potencia, pudo encender cuatro bombillas y dos radios. Sin embargo, Kamkwamba quería ayudar a toda la comunidad; y para eso eso necesitaba construir un molino mayor -con el tiempo construiría varios- e instalar una bomba de agua y un sistema de riego por goteo.
También lo logró, aunque desde 2007, cuando fue invitado por primera vez a un evento TED tardaron varias semanas en encontrar la casa de Kamkwamba-, los inversores se volcaron con William, aportando el capital necesario para la consecución de sus proyectos. Cuando subió al escenario tenía 19 años. “Antes de esa época, no había estado lejos de mi casa. No había visto un ordenador. Nunca había entrado en internet ni había visto un avión”, recuerda.
Un largo camino
Antes de que entrase en aquella biblioteca, en su aldea, Masitala, donde apenas hay cincuenta casas, no había electricidad ni agua potable. Diez años después, el escenario ha cambiado. Sus vecinos comenzaron tachándole de loco, pero ahora le admiran como a un héroe.
Los últimos molinos de viento construidos por el joven africano
Mientras tanto, Kamkwamba sigue su viaje. En África, retomó sus estudios de secundaria en un colegio bíblico y luego fue admitido en la elitista African Leadership Academy, en Sudáfrica. En la actualidad, estudia en la Universidad de Dartmouth y su sueño es dirigir su propia empresa de fabricación de molinos, para llevar la tecnología a África.
Ahora tiene Twitter y ya ha sido invitado por Google como conferenciante científico. También ha escrito una autobiografía, The Boy Who Harnessed the Wind, donde relata su experiencia como inventor. Y el documental sobre su vida, William and the Windmill, sigue cosechando premios, el último este año en el festival South by Southwest, en Estados Unidos.

sábado, 2 de agosto de 2014

"El Hombre Que Paró al Desierto".


Africa.
En sus comienzos en 1974, le tomaban por loco. Campesino burkinés, Yacouba Sawadogo se asignaba entonces la misión de replantar su región, reintroduciendo el Zaï, un método de cultivo tradicional olvidado. Su meta: restaurar la agricultura en unas tierras áridas afectadas por la desertificación. 40 años más tarde, la técnica floreció y fue aplicada en 8 países del Sahel. Más de 3 millones de hectáreas de tierras burkinesas estériles han sido rehabilitadas.
Existen individuos cual audacia y temeridad inspiran respeto. Como afrentas al destino que repelen la niebla de la fatalidad. Yacouba Sawadogo es uno de ellos. Cuando en los años 1970, las poblaciones de Burkina Faso huyen del avance del desierto y su procesión de tierras estériles, este paisano nativo del pueblo de Gourga sólo tiene un objetivo en mente: repoblar la región. Es decir, lograr lo imposible a los ojos de muchos. Decidido a que crezcan semillas en un suelo afectado por la sequía, el hombre va a poner al día una técnica de agricultura tradicional.

Rendimientos cuadruplicados

Llamado Zaï, el método consiste en cavar hoyos de unos 20 centímetros para depositar estiércol y compost al lado de las semillas. Después de tres años de experimentación con diversas técnicas, el treintañero obstinado de entonces cree firmemente en las promesas del Zaï. Y acertará. Desde las primeras lluvias, el resultado es evidente. Los rendimientos se multiplican por dos, hasta por cuatro. Yacouba tiene éxito ahí dónde la máquina de la ayuda al desarrollo lucha desde hace décadas. Lejos de enorgullecerse de este éxito, coge su moto y se va a recorrer los caminos de Burkina Faso para enseñar el Zaï a los agricultores.

Plantar árboles
Él que se conoce como “el hombre que paró al desierto” tuvo con Ali Ouédraogo el ingenio para mejorar el método ancestral mediante la plantación de árboles. Las plantas ayudan a mantener la humedad del suelo y favorecen la infiltración natural del agua. “La gente pensaba que estaba loco cuando empecé a plantar estos árboles”, indica Yacouba Sawadogo, “es ahora cuando se dan cuenta de los beneficios del bosque.”

Éxito en el Sahel

Tal y como Elzéard Bouffier de Jean Giono, el hombre con ahora 66 años plantó así 30 hectáreas de bosques. Una cubierta vegetal hecha de especies locales. El Zaï ya cruzó las fronteras del Burkina, y da ejemplo desde entonces en 8 países del Sahel. Hasta la fecha, el método ancestral mejorado permitió rehabilitar más de 3 millones de hectáreas desuelos estériles, en la tierra de los hombres íntegros.

La mejora de los rendimientos generó mayores ingresos para los agricultores, puso freno al éxodo rural y fortaleció el nivel de autosuficiencia alimentaria. Con el apoyo de los expertos internacionales,Yacouba Sawadogo fórmula hoy un deseo a nuestros colegas de Rue 89: “Me gustaría que la gente tuviera el valor de crecer a partir de sus raíces.”

Más detalles con imágenes a través de este documental sobre Yacouba Sawadogo, por Marcos Dodd:


domingo, 29 de junio de 2014

"Niño Da Agua a Africa"


Ryan nació en Canadá en mayo del 91. De pequeño, en la escuela, cuando tenía tan solo seis años su maestra les habló de cómo vivían los niños en África. Se conmovió profundamente al saber que algunos hasta mueren de sed, que no hay pozos de dónde sacar agua, pensar que a él le bastaba dar unos pasos para que el agua saliera del grifo durante horas…

Ryan preguntó cuánto costaría llevarles agua. La maestra lo pensó un poco y recordó una organización llamada WaterCan dedicada al tema y le dijo que un pequeño pozo podía costar unos 70 dólares.

Cuando llegó a su casa fue directo a su madre Susan y le dijo que necesitaba 70 dólares para comprar un pozo para los niños africanos. Su madre le dijo que debía ganárselos él mismo y le fue poniendo tareas en casa con las que Ryan se ganaba algunos dólares a la semana. Finalmente reunió los 70 dólares y pidió a su madre que lo acompañara a la sede de WaterCan para comprar su pozo para los niños de África. Cuando lo atendieron le dijeron que lo que costaba realmente la perforación de un pozo eran 2000 dólares. Susan le dejó claro que ella no podía darle 2000 dólares por más que limpiara cristales para toda la vida, pero Ryan no se rindió. Le prometió a aquel hombre que volvería … y lo hizo.

Contagiados por su entusiasmo, todos se pusieron a trabajar : sus hermanos, vecinos y amigos. Entre todo el vecindario lograron reunir 2000 dólares trabajando y haciendo mandados y Ryan volvió triunfal a WaterCan para pedir su pozo. En enero del 99 se perforó un pozo en un pueblo al norte de Uganda. A partir de ahí empieza la leyenda. Ryan no ha parado de recaudar fondos y viajar por medio globo buscando apoyos.

Cuando el pozo de Angola estuvo hecho, el colegio comenzó un carteo con niños del colegio que estaba al lado del pozo, en África. Así Ryan conoció a Akana; un chico que había escapado de las garras de los ejércitos de niños y que luchaba por estudiar cada día. Ryan se sintió cautivado por su nuevo amigo y pidió a sus padres ir a verle. Con un gran esfuerzo económico por su parte, los padres pagaron un viaje a Uganda y Ryan en el 2000 llegó al pueblo donde se había perforado su pozo. Cientos de niños de los alrededores coreaban su nombre formando un pasillo.


- ¿Saben mi nombre? -preguntó Ryan a su guía
- Todo el mundo a 100 kilómetros a la redonda lo sabe, le respondió.

En la actualidad Ryan Hreljac tiene su propia fundación y llevan más de 400 pozos realizados en África, este dato fue tomado en el año 2010.


Fundación de Ryan: www.ryanswell.ca


miércoles, 25 de junio de 2014

"Un Ejemplo Mundial".



En Occidente asociamos poco al futbol con Japón, creyendo de antemano que no se trata de un deporte popular allí; sin embargo, esto no es así. Desde mediados del siglo XIX, el futbol llegó a Japón y tuvo un notable éxito, al grado de que, en la actualidad, cuenta con una afición que lo mismo se expresa en los estadios que en la práctica cotidiana del deporte.
Pero esto no es todo. Otra costumbre que podría sorprendernos en estas latitudes del mundo es que los japoneses que asisten a un encuentro deportivo están habituados a recoger la basura cuando éste finaliza. Sin duda, esto a muchos nos parecerá asombroso y quizá, incluso, nos cause un poco de vergüenza darnos cuenta de que no es un impulso casi natural, pero para los japoneses es común.
De ahí que el mundo esté impresionado con el comportamiento de los aficionados de Japón que asistieron al partido que su equipo disputó con la selección de Costa de Marfil en el marco del campeonato que se celebra en Brasil. Si bien su equipo perdió con un marcador de 2-1, ello no les impidió seguir su costumbre y pasearse entre las gradas para limpiar el lugar.
El gesto fue aplaudido por medios locales e internacionales y, 
a través de las redes sociales, por personas que fueron testigos de la acción.
Fuente: pijamasurf.com
Imagen juanfutbol.com

───────»♣ ☆ ♣ ☆ ♣«─────── 
Razones Por las Que Japoneses Limpian Estadio.


Una de las noticias que ha dado vuelta al mundo en este mundial (y en los anteriores también), es como los fans japoneses limpian la basura después de los partidos de fútbol. Viendo varias paginas web y los comentarios sobre ello, me di cuenta que nadie explica mas a fondo del porque lo hacen y simplemente terminan la nota o el comentario con “es por su cultura” o “es por su educación”, mostrándolo como si fuera algo imposible de copiar en nuestros países.

La educación y cultura si son las razones de este comportamiento pero va mas profundo que eso, y eso es lo que quiero explicar en este articulo.


Razón No. 1 La limpieza es parte de la educación en el colegio


Desde primero básico hasta segundo medio (y hasta en algunas universidades), es decir desde los 8 años de edad hasta los 16, los niños japoneses están encargados de limpiar su escuela. Esto incluye el baño, patio y alrededores. Los estudiantes son 100% responsables de que tan limpio esta su colegio. Los mismos niños administran el orden en que se limpia, y el grado de limpieza también. Es una parte importante de la enseñanza de la escuela. Puede sonar casi imposible hacerlo con los niños de hoy, pero si se comienza en el primero basico como algo que se debe hacer, los niños entenderán y se hará de rutina. Lo que más se les enseña a los niños en la escuela cuando se hace la limpieza son estos 3 puntos:
  1. La limpieza de tus alrededores es responsabilidad de uno mismo.

  2. La limpieza de tus alrededores representa tu alma.

  3. La limpieza NO es un castigo, es un deber de todos.

Razón No. 2 La limpieza en la casa es hecha por sus dueños.


A diferencia a muchos países en america latina, en Japón no se usa empleadas para el aseo de la casa (solo los mega millonarios las usan). Esto se debe a que las empleadas son muy cara (mínimo 100 solares por día) y también porque los espacios son muy chicos para tener una empleada. Por ende, las familias mismas limpian sus casa diariamente. La ama de casa es la que mas cuida de esto, pero la familia entera participa para limpiar. Lo que es interesante es que hay limpiezas diarias pero también una limpieza que se hace cada vez del termino de algún acontecimiento. Hay una super limpieza que se hace una vez al año llamado Osoji, o Gran Limpieza que se hace antes de que se acabe el año, para recibir el próximo año con la casa y el alma limpia. Entre toda la familia se limpia la casa entera. Los niños normalmente ayudan a asear el piso y sus propios cuartos.

Razón No. 3 El concepto de limpieza es diferente

Por experiencia propia, siento que en america latina, la limpieza se considera como una tarea que nadie la quiere hacer, un castigo, y hasta algo que lo tiene que hacer alguien de una clase social mas baja.
“¿Limpiar? no, eso es trabajo del que hace el aseo”,
“¿Porque tengo que limpiar yo? no es mi culpa que este sucio!”
“No recojas eso, le estas quitando el trabajo al que limpia”
son algunas frases que he escuchado varias veces.
En la cultura japonesa, que normalmente pone mucho énfasis en la responsabilidad de cada persona, cuando es el tema del aseo se pone mas peso en limpiar un lugar que en buscar el responsable de la suciedad. 
Para entender mejor la forma de pensar de limpieza en Japón, les presento las 5S de limpieza que planteo la empresa Toyota  para mantener sus alrededores limpios.

整理 Seiri : Clasificación – Separar innecesarios
Esta es la S mas dificil ya que tienes que pensar en cada cosa. Seiri  significa seleccionar entre lo necesario de lo innecesario. Es una decisión continua que se toma para mantener las cosas en orden. Es casi un modo de vida, llena de decisiones.
整頓 Seiton: Orden – Situar Necesarios
Organizar el espacio de trabajo de forma eficaz. 
掃除 Souji: Limpieza – Suprimir la suciedad
ejorar el nivel de limpieza de los lugares.
清潔 Seiketsu: Encontrar suciedad - Prevenir el desordenPrevenir la aparición de la suciedad y el desorden.
躾 Shitsuke: DisciplinaFomentar los esfuerzos y la acción diaria de la limpieza. 
En resumen, la cultura de la limpieza se basa en el día a día, y la forma en que se piensa sobre ella. Reconozco que no soy una de las personas mas limpias que hay, pero el pensar que la limpieza que me rodea depende de mi, me ayuda a poder recoger la basura que no es mía y limpiar la suciedad que no la hice yo.

Mi gran esperanza y sueño es que algún día los colegios en Latinoamérica hagan que sus estudiantes limpien sus aulas y que los papas estén de acuerdo con eso. Creo que con solo esta acción diaria, haremos que nuestras ciudades, barrios y casas, y en especial nuestros estadios, sean mas limpios.


Fuente: hana.bi

sábado, 3 de mayo de 2014

"Promesa Cumplida".


El Sargento Ross Gundlach prestó servicios como entrenador de perros en Afganistán, donde conoció a una hermosa labradora amarilla llamada Casey. Juntos buscaron explosivos e incluso lograron desactivar a tres de ellos antes de que explotaran, salvando innumerables vidas. En una de sus difíciles misiones durante su estadía en Afganistán, Ross le hizo a Casey una promesa: “Si salimos de esta con vida, yo te encontraré y te adoptaré.”

Hace unos dos meses atrás, Ross supo que Casey había terminado su entrenamiento militar y había sido enviada al departamento de bomberos de Iowa, para trabajar con ellos. Durante dos meses armó una presentación, con fotos y cartas, suplicando que le dejaran adoptar a la perra. Y entonces fue cuando sucedió algo realmente conmovedor.

El inspector de bomberos le dijo a Ross que podía asistir a una ceremonia, donde podría hablar con ellos acerca de esa posibilidad. Lo que Ross no sabía, es que con la ayuda de las donaciones locales de la Asociación Elk, ya habían pagado a Casey y ella sólo estaba esperándolo. Estas fotos muestran el resto de la historia, y el momento de su reencuentro.