domingo, 2 de marzo de 2014

"Dona Su Limosna a Orfanatos y Servicios Sociales".




Dobri Dobrev, es un conocido anciano búlgaro 
que perdió la audición en la segunda guerra mundial.
Todos los días camina 10 kilómetros desde su aldea hasta Sofía, 
donde se pasa el día pidiendo limosna. 
Pero no fue hasta hace poco que se descubrió 
que él ha donado hasta el último centavo que ha recogido.

Más de 40.000 euros – para destinarlos a orfanatos y otros servicios sociales 
y para la restauración de monasterios de su país, 
mientras él se mantiene con su pensión mensual del Estado de 80 euros.